Emprendedores binacionales
Autor: Diario Binacional , 12 de octubre de 2021

Lúpulo Andino: El secreto de la creación de cerveza artesanal en la Patagonia

Compartir

Conversamos con Hernán Testa, un productor de esta planta en la Patagonia Argentina.

El lúpulo es uno de los ingredientes tradicionales de la cerveza, cuyas propiedades aportan sabor y aroma a esta popular bebida alcohólica, por tanto su cultivo y recolección es de primera necesidad si se piensa en el creciente mercado de la cerveza artesanal en la Patagonia Argentina y en el Sur de Chile.

Hernán Testa es ingeniero agrónomo, especialista en cultivo, procesamiento y utilización de lúpulo. Socio de LÚPULOS ANDINOS (@lupulosandinos) desde el año 2012 hasta el presente, y organizador del Congreso de Lúpulo en El Bolsón, en sus versiones de los años 2016 al 2020. Además es socio activo de la Asociación Civil Somos Cerveceros, con participación en charlas técnicas, sponsoreo y actividades de difusión, desde 2014 hasta el presente.

Este especialista en lúpulo conversó con nuestro medio, entregándonos sus apreciaciones y experiencia en este poco conocido rubro, que dinamiza un mercado de particulares características, y que desde hace algunos años gana espacio con fuerza a uno y otro lado de la cordillera de Los Andes, con una explosiva demanda de lúpulo.

GEOGRAFÍA Y MERCADO

Testa concentra su actividad en la zona de El Bolsón y Lago Puelo, donde Lúpulos Andino destaca por la superficie cultivada; de las aproximadamente 130 hectáreas de lúpulo allí existentes, 83 las maneja esta empresa.

El ingeniero agrónomo explica que el sur de Argentina y el sur de Chile (como la cuenca del Ranco) comparten una ventaja comparativa para el cultivo de lúpulo desde un punto de vista agronómico. Los suelos son muy fértiles, la temperatura ambiente es bastante amigable, y el agua de la zona es de muy buena calidad, a lo que se suma una “cuestión de latitud” ya que ambas zonas están situadas entre valles cordilleranos que protegen al lúpulo del viento, fenómeno que es su principal enemigo.

Por otra parte “el mercado manda” dice Hernán Testa, precisando que tanto Argentina como Chile tienen una cultura cervecera mixta, siempre hablando de cerveza artesanal, y en este sentido el actual boom del lúpulo “viene dada por un crecimiento de la demanda por parte de la cerveza artesanal, que lleva un contenido de lúpulo muy superior al de la cerveza industrial. A grandes rasgos; la cerveza industrial lleva medio gramo de lúpulo por litro, y la cerveza artesanal sobre todo si nos referimos a una IPA buena, de alta calidad y alto aroma, lleva más de 10 gramos de lúpulo por litro” revela Testa.

Este proceso de explosión de la demanda de lúpulo lleva recién 10 o 15 años en Argentina, sin embargo en Chile lleva alrededor de 30 años, si se toma en cuenta lo que ha hecho Kunstmann en Valdivia, que sigue experimentando con nuevas variedades hasta la fecha.

Y aquí el sector artesanal es clave porque compra el lúpulo industrializado y envasado en origen, en cambio la industria cervecera compra el lúpulo no industrializado, es decir flor deshidratada prensada, y lo procesan ellos en instalaciones ubicadas en el norte de la Patagonia. “Eso hace que el productor de lúpulo avance la cadena del producto y tenga habilitada una sala de empaque y deja de ser un estricto productor primario y se transforma el algún aspecto en un productor que llega hasta el producto final que utiliza el cervecero” explica el especialista. De esa forma la rentabilidad es mucho más alta que la venta del lúpulo a granel. 

Y las cifras grafican el impacto; “Con que un 3% de la población tome IPA, la demanda de lúpulo se llega a balancear de manera extraordinaria, quizás en un 60 a 40 en favor de la cerveza industrial” dice Testa, agregando que “por más que en Argentina el 97% de la cerveza que se toma es industrial, y apenas el 3% es artesanal, más de un tercio del lúpulo que consume Argentina esta explicado por la fabricación de la cerveza artesanal”, y esto tiene que ver con la dosificación de lúpulo por litro, y por el auge de la IPA y sus sub-estilos.

CULTURA CERVECERA E INTERCAMBIO DE CONOCIMIENTOS

Y ¿Qué decir acerca del gusto del consumidor de cerveza artesanal? La apreciación de Hernán Testa es que “tanto Argentina como Chile, están atravesando un proceso de culturización cervecera con influencia norteamericana, o sea mucho gusto por los sabores cítricos, florales y frutados en las IPA, que no es lo mismo que una IPA inglesa donde hay una hermosa combinación de maltas, caramelos, también lúpulos y amargor”.

Hablamos de cultura cervecera en estos países hermanos, pero curiosamente no hay comercio de lúpulo entre Chile y Argentina, solo algunos intercambios de muy bajo volumen para fines experimentales, por ejemplo con Kunstmann, lo que se debe a que ambos países importan lúpulo de los dos grandes proveedores mundiales; Estados Unidos y Alemania, “entonces como a nosotros no nos alcanza, tampoco tenemos saldo exportable, somos grandes importadores, y Chile hace lo mismo” aclara Testa. Esto habla de una gran demanda insatisfecha que obliga a recurrir a los productores de Norteamérica y Europa.

Lo que sí existe es un intenso intercambio de conocimiento, “las 5 empresas lupuleras de El Bolsón y Lago Puelo son conocidas por los principales cerveceros e ingenieros agrónomos de Chile, que cruzan a visitar, recorrer y capacitarse, y nosotros hacemos lo mismo, y las empresas que han dedicado esfuerzo a producir lúpulo en el lado chileno, entre las que puedo citar a Lúpulos Chile S.A., Lúpulos Hueimén de la familia Errázuriz, Lúpulos Nova y varias más, que para mí son amigos y me encanta ir a visitarlos y también aprendo del intercambio”.

Aquí se enfatiza la gran amistad que se ha ido forjando entre los cerveceros de ambos lados de la cordillera, y que ha dado espacio a las “cervezas colaborativas”, que nacen cuando un cervecero visita a otro, se unen, comparten conocimiento y técnicas de elaboración. “Yo comparto bastante con Kunstmann porque ellos tienen la micro fábrica de Bariloche” apunta Testa. La amistad y la cercanía hace que existan creaciones que enriquecen a ambas marcas “que posiblemente no tienen una implicancia económica de impacto pero generan movimiento, ruido en las redes, generan que ambos tengan más seguidores”.

EL GOLPE DE LA PANDEMIA

Otro punto abordado en la conversación con el socio de LÚPULOS ANDINOS es el golpe que significó para la producción de cerveza artesanal, y por ende a la producción de lúpulo, la llegada de la pandemia de coronavirus a principios del año 2020.

Y el impacto fue gigante, porque la cultura de consumo cervecero en Argentina está explicada en un 95% por el consumo en bares, entonces a partir de marzo del 2020 hubo un enorme cambio “porque las opciones eran ir al bar o nada”. La consecuencia directa fue que “un montón de cervecerías tomaron créditos o utilizaron reservas, e invirtieron en enlatadoras y embotelladoras”, cuyo resultado fue que este tipo de venta de cerveza pasó de un 5% a un 25%, “y me imagino que en Chile había una mayor capacidad instalada, pero en todo caso la demanda de cerveza artesanal se vio muy afectada” insiste Hernán Testa.

Aun así hubo lecciones aprendidas, y desde la experiencia del especialista en lúpulo, las cervecerías crearon tiendas online, se puso mayor énfasis al marketing y la logística para la venta y despacho del producto a los domicilios de los clientes, “y desarrollaron esa maravillosa posibilidad de interactuar directamente con el cliente final”. La consecuencia; “el productor de cerveza puede conocer fehacientemente la demanda que tiene, puede lanzar una cerveza nueva y saber en pocos días si ese producto tuvo impacto”, sobre todo si el producto es monitoreado a través de redes sociales, especialmente Instagram, que bien manejado aporta un feedback inmediato con el cliente.

El consumidor de cerveza artesanal hoy sugiere y pide a las cervecerías, “vuelvan a hacer tal cerveza que sacaron en el verano, o cuándo van a sacar una cerveza lupulada pero más liviana, hoy las redes sociales permiten tener información increíblemente certera con muy bajo costo, y el cliente es muy exigente y minucioso”, lo cual también es aprovechado por los productores de lúpulo, ya que pueden saber por ejemplo qué pasa con una IPA producida con un tipo particular de lúpulo, “nosotros nos enteramos directamente que este lote de lúpulo producido en marzo del 2021 tuvo un impacto genial en el mercado” es la conclusión.

TURISMO

El último punto tratado con Hernán Testa es lo referente al turismo y el lugar que allí ocupa la cultura de la cerveza. “Estamos bendecidos por el paisaje, tanto ustedes como nosotros, el paisaje en el cual vivimos ya es in imán para el turismo, sobre todo para el turismo de las grandes ciudades como Santiago o Buenos Aires, y si a ese paisaje le agregamos buena gastronomía, que claramente ustedes la tienen, y si le agregamos buenas bebidas, creo que se transforma en un corredor con más puntos de atracción para el turista que busca una verdadera desconexión y un verdadero disfrute de cuerpo y alma”.

Ahora la expectativa se enfoca en el momento en que se reabran las fronteras, y el ingeniero agrónomo apunta con interés al encadenamiento que se da en el espacio binacional de los parques nacionales Nahuelhuapi y Puyehue, aunque Testa señala que “me gusta más el lado chileno”, definiendo al bosque valdiviano chileno es una maravilla natural, “y si a eso le ponemos buena gastronomía, buena hotelería, buenas bebidas que contienen la especia clave; el lúpulo, con algo de producción local, no se puede pedir más” concluye.

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

COMENTA AQUÍ

TE PUEDE INTERESAR
dsafdsa

Powered by Global Channel